¿Quién soy? - jjmartin seguros
16082
page-template-default,page,page-id-16082,everest-forms-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-9.4.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

¿Quién soy?

mi-experienciaJuan José Martín. Presentarse siempre se hace difícil teniendo en cuenta los años transcurridos y la experiencia acumulada. Aún así y para que os hagáis una idea en mi vida existieron dos momentos cruciales, hace más de tres décadas, que determinaron con claridad qué quería y hacia dónde quería encaminar mi vida profesional.

Les cuento el primero. Transcurría el año 1986 cuando siendo un chaval de 22 años, gracias a un antiguo jefe descubrí lo que denominamos en términos generales “la venta”, hoy tiene nombres anglosajones como marketing, pero en ese momento era “la venta” de una comercial y extensa plenitud. Un día el jefe al que cito me ordenó acompañarle a una gestión, “ponte chaqueta y corbata Juan José” me dijo, y así lo hice, para acompañarle a visitar a un cliente. Entonces sólo vi delante de mi lo que era ese concepto, también comprendí todo el potencial que tenía “la venta”, a secas, en el español más común, nada de anglicismos. Como en una obra de teatro observé atentamente la introducción, el desarrollo y el desenlace, con la singularidad de que todos los actores debían quedar satisfechos. De lo contrario a la larga sería una gran tragedia. Admito con sinceridad que en ese momento supe que eso me gustaba.

Para el segundo momento transcurrieron algunos años, uno muy concreto para el desarrollo y la modernidad del país como fue 1992.  Casi entrado en la treintena de años, descubrí el sector asegurador por un anuncio que leí en la prensa. Desde aquel momento, fui buscando la especialización y profesionalización de mi actividad, vinculando mi profesión a la gestión de riesgos empresariales y profesionales, lo cual tras años de experiencia realizo funciones de consultoría en sectores tan complejos como el del transporte, la reparación naval o la construcción.

Especialización técnica

Veinte años de experiencia en la gestión de los riesgos derivados de la industria, el comercio, la construcción y de un sector tan especializado como es el del transporte. En un entorno de negocios como los actuales, cada vez más globales, exigentes y competitivos, se impone la figura del mediador de seguros especializado en los riesgos derivados de estas actividades. Esta necesidad del cliente, a su vez, requiere del mediador de seguros profesional que se encuentre en un constante reciclado y puesta al día en normas, leyes y reglamentos que llegado el momento, le suponen al cliente la diferencia entre el éxito o la ruina. Por ello uno de mis atributos se encuentra en la consultoría, adaptando el seguro a cada situación.

Negociación y planificación

Llevo toda una vida dedicada a las relaciones de negocios, contactos empresariales, el networking y por supuesto en ese gran ecosistema que es el sector asegurador. Es por ello que de poco sirve el simple conocimiento técnico, si no se acompaña de la capacidad negociadora, cerrar acuerdos y condiciones para el cliente. Es esta una gran ventaja competitiva para mí y todo el equipo humano que compone mi consultora. Indudablemente son estas condiciones las que nos coloca en el mercado con elementos diferenciadores frente a otros productos, ya que se negocian en exclusiva para y con cada cliente.

Credibilidad y honradez

Nuestro único patrimonio es la visión que los demás (clientes y aseguradoras), tiene de nosotros. Tras dos décadas de actividad profesional, he llegado a una conclusión; que aún siendo el mejor técnico y el más hábil negociador, si la honradez no es la divisa de nuestra gestión profesional, no seremos más que vulgares vendedores de humo. Así que nuestra credibilidad se sustenta en la honradez en todos sus términos.

Humildad

Luchar por mejorar cada día, ese es mi lema. Esforzarse en alcanzar la excelencia en la gestión es sin duda el medio para llegar a ser el mejor. Pasada ya la cincuentena es cuando observo que el camino, el único camino para llegar a serlo, está sin duda en rodearme de los mejores. Y sobre todo aprender cada vez de más gente, porque siendo humilde es cuando los demás se abren a ti y es cuando verdaderamente aprendes de ellos. Creces como profesional, pero sobre todo te enriqueces mucho más como ser humano.